Artículo en colaboración con XEMIO para ONCONEWS, nuestra newsletter para pacientes de cáncer de mama.

Cáncer de mama masculino: nociones básicas

Dra. Benedetta Conte, oncóloga médica del Hospital Clínic e Institut d’Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS)

¿Sabías que los hombres también pueden tener cáncer de mama? Es mucho menos frecuente que en las mujeres, pero afecta a 1 de cada 1.000 hombres. Actualmente, sabemos muy poco sobre este tipo de tumor, pero cada vez más, las asociaciones de pacientes y otros agentes trabajan cada día para sensibilizar sobre el tema y avanzar hacia el conocimiento. 

Los hombres también tienen mama

El desconocimiento suele ser la causa principal de un diagnóstico tardío en el cáncer de mama masculino. Para ser exactos, de media, los hombres suelen esperar 19 meses para acudir a un médico después de que aparezcan los primeros síntomas. Y no solo porque no creen que puedan tener cáncer de mama, sino por otras razones:

  1. No existe la cultura del screening, como en las mujeres.
  2. Al notarse síntomas típicos de cáncer de mama, se sienten avergonzados e incómodos al pedir ayuda médica para esta afección.

Sin embargo, no debería sorprendernos mucho que los hombres también puedan tener cáncer de mama porque, al ser mamíferos, tienen tejido mamario en el pecho. Esto es porque el inicio del tejido mamario inmaduro se forma durante la embriogénesis (durante el embarazo) sin importar el sexo. Lo que pasa es que después de esta primera fase, la mama femenina se va desarrollando más (lóbulos, conductos) bajo las alteraciones hormonales de la adolescencia (pubertad), el embarazo y la lactancia…

Imagen 1. a) Proceso embrionario de formación de la glándula mamaria. b) Comparación de una glándula mamaria masculina (izquierda) y una femenina (derecha). Fuente: Wu D, Int. J. Mol. Sci. 2022, 23(24), 15978

En los hombres, la glándula mamaria no se desarrolla tanto, se queda en cierto punto de la embriogénesis y solo queda una pequeña área debajo del pezón que contiene conductos. Es aquí donde generalmente se desarrolla el cáncer de mama en hombres. 

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de mama masculino?

Los signos y síntomas del cáncer de mama son muy similares tanto en mujeres como en hombres. Los característicos son

  • Un bulto o engrosamiento de la mama, sobre todo si tienen consistencia de pedrea.
  • Cambios en la piel (hoyuelos, arrugas, enrojecimiento o descamación).
  • Cambios en el pezón (enrojecimiento o descamación o retracción).
  • Secreción del pezón.
  • Bulto duro en la zona de la axila, conocido como una adenopatía o inflamación de los ganglios linfáticos. En hombres, hay un porcentaje más alto debido a los diagnósticos tardíos.
Factores de riesgo del cáncer de mama en hombres

Aunque tan solo un 1% de los hombres va a tener esta enfermedad a lo largo de su vida, hay subpoblaciones de hombres que tienen mayor riesgo de padecerla. En particular, los portadores de mutaciones germinales en los genes BRCA1 o BRCA2, genes involucrados en una vía de reparación de daño del DNA. De hecho, se calcula que entre el 4 y 16% que tienen un cáncer de mama son portadores de estas mutaciones. Esto implica que todos los hombres diagnosticados con cáncer de mama (sin excepción) tienen que acudir a un asesoramiento genético. En cambio, en mujeres solo se realiza en algunas poblaciones seleccionadas como, por ejemplo, en las mujeres con cáncer de mama a edades muy tempranas.

También existen otros factores de riesgo como otros genes asociados a mayor predisposición genética a desarrollar este tipo de tumor como el CHEK2 y el PALB2, que, si los tenemos en cuenta, se estima que hasta el 20% de los pacientes masculinos llevan variantes genéticas. Además, también pueden afectar la edad, la exposición previa a radiaciones y otras condiciones de salud que se asocian a un mayor nivel de hormonas femeninas en la sangre, como la obesidad o condiciones genéticas como el síndrome de Klinefelter.

Subtipos de cáncer de mama en hombres

Los subtipos de cáncer de mama en hombres son los mismos que en las mujeres. Se clasifican de la misma manera:

La gran diferencia entre hombres y mujeres es que más del 90% de los casos de cáncer de mama en hombres son del subtipo luminal (receptores hormonales positivos y HER2 negativos) mientras que en mujeres estos representan un 70% y el 30% restante son triples negativos y HER2 positivos.

Imagen 2. Clasificación típica basada en inmunohistoquímica (izquierda) y clasificación basada en la expresión génica (derecha). Fuente: Leon-Ferre R., Cancer and Metastasis Reviews 2018; Alvarez M, Annals of Oncology 27 (Supplement 6): vi68–vi99, 2016

Sin embargo, si los clasificamos según la expresión génica, aumenta la frecuencia de los subtipos luminal B y tumores HER2- enriched, es decir, subtipos moleculares de expresión génica más agresiva. Pero, aunque haya estas diferencias en las frecuencias en la distribución de los subtipos, los subtipos siguen siendo los mismos.

Tratamiento del cáncer de mama masculino

Hasta hace poco, por las posibles diferencias en las hormonas sexuales, los hombres no se incluían en los ensayos clínicos de nuevos fármacos para tratar el cáncer de mama. Por lo que había muy pocos datos sobre su tratamiento. Gracias a la recomendación de la FDA de incluirlos en los ensayos, a partir de los años 2000, la situación ha mejorado mucho y cada vez hay más información.

Actualmente, los principios básicos para tratar el cáncer de mama masculino son los mismos que para tratar el cáncer de mama femenino. Como el 90% de los casos se diagnostican en fase precoz, todos los tratamientos médicos (mastectomía/cirugía conservadora, quimioterapia, terapia endocrina, terapias dirigidas y radioterapia) tienen una función de prevención secundaria de la recidiva.

Cirugía del cáncer de mama masculino

Para las mujeres, lo más frecuente es recibir una cirugía conservadora. Sin embargo, el 99% de los casos de cáncer de mama masculino reciben una mastectomía radical, es decir, se quita toda la glándula mamaria. Esto es porque la ratio tumor/glándula es muy desfavorable para una cirugía conservadora y también porque la gran mayoría de los ductos que se forman durante la embriogénesis están justo por debajo del pezón y ya no vale la pena conservarla. Al igual que las mujeres, donde sí es importante hacer una cirugía conservadora es en la zona axilar, a menos que el ganglio centinela esté afectado (ya que se asocia a efectos secundarios importantes como el linfedema).

Quimioterapia del cáncer de mama masculino

Existen plataformas génicas que indican el perfil molecular del tumor e indican su agresividad del cáncer. Estas ayudan a tomar decisiones sobre la pauta y la aplicación de la quimioterapia, sin tener un riesgo alto de recaída. Y aunque la gran mayoría de datos de las plataformas son mayoritariamente de mujeres, también se han ido recogiendo en hombres y parece ser que tienen una biología similar del cáncer de mama y confirman la utilidad de las plataformas genéticas.

Quimioterapia neoadyuvante del cáncer de mama masculino

La quimioterapia neoadyuvante es aquella que se aplica como primera opción de tratamiento, antes de la cirugía. En mujeres, se suele hacer a menudo porque tiene varias ventajas como la reducción del tamaño tumoral y mejora de la cirugía, la información pronóstica (los pacientes que alcanzan una respuesta completa tras la quimioterapia– desaparición del tumor – tienen un pronóstico excelente) y por las opciones terapéuticas adicionales en pacientes que no alcanzan respuesta completa. Recientemente, se ha visto que esta terapia en hombres es también beneficiosa y se está empezando a implementar.

Terapia endocrina

Las hormonas sexuales son diferentes entre hombres y mujeres, por sus niveles en sangre y también los órganos que las producen. Entonces, ¿cómo es la terapia endocrina en hombres, teniendo en cuenta que el 90% de los casos masculinos son positivos para los receptores hormonales?

La primera opción de tratamiento es el tamoxifeno, un tratamiento que en mujeres no suele tener eficacia. La segunda opción de tratamiento es combinación de inhibidores de la aromatasa (el tratamiento estándar de terapia endocrina en mujeres) junto a inyecciones con análogos de LHRH. La función del análogo es aumentar la eficacia de los inhibidores y disminuir los efectos secundarios que puedan producir la terapia endocrina, como la disfunción sexual, sofocos, aumento de peso y los cambios de humor. Un factor muy importante para mejorar la calidad de vida durante los 5 años de tratamiento ya que un 21% de los hombres interrumpe el tratamiento por mala tolerancia.

Imagen 3. Conclusiones de las guías americanas de cómo gestionar el cáncer de mama masculino. Fuente: ASCO Guidelines.

REFERENCIAS:

EN COLABORACIÓN CON:

Si este artículo te ha parecido interesante, ¡compártelo en redes sociales!

Y si todavía no te has suscrito a nuestra newsletter para pacientes ONCONEWS, ¡hazlo clicando en el siguiente botón!

Twitter
LinkedIn
Facebook
WhatsApp
Email