Dra. Elena Galve (H.Basurto): “Durante los meses de confinamiento atendimos un 70% de las consultas oncológicas de forma telemática”

En el marco del Scientific Outreach del País Vasco, la Dra. Elena Galve ha reflexionado sobre el impacto que la primera ola de la pandemia COVID-19 ha tenido en la continuidad de los tratamientos oncológicos y en cómo de importante ha sido la implicación de todos los profesionales del hospital.

La oncóloga también ha hablado sobre la agresividad del cáncer de mama en pacientes jóvenes y en cómo esta realidad ha elevado nuevos escenarios como la preservación de la fertilidad en este subgrupo de pacientes.

Bilbao, 24 de noviembre de 2020– SOLTI, grupo de investigación clínica traslacional y académica en cáncer, celebró ayer el Scientific Outreach del País Vasco 2020, evento cuyo objetivo principal es reflexionar sobre los nuevos escenarios y tratamientos del cáncer de mama. La jornada, que se realizó en formato virtual, estuvo coordinada por la Dra. Elena Galve, oncóloga del Hospital Universitario Basurto y miembro de SOLTI y la Dra. Sònia Pernas, jefa de la Unidad de Cáncer de Mama del Servicio de Oncología Médica del Institut Català d’Oncologia-Hospital Universitari de Bellvitge – IDIBELL y vocal de la Junta Directiva de SOLTI.

La Dra. Galve, durante su intervención, ha querido recordar el gran reto que la pandemia COVID-19 ha supuesto para los profesionales médicos y para los pacientes, sin embargo la oncóloga hace un balance positivo de la gestión realizada. “La primera ola de la pandemia nos cogió a contrapié, no obstante, fuimos capaces de organizarnos en el propio servicio. Durante los meses de confinamiento atendimos más de 60% de las consultas oncológicas de forma telemática y logramos mantener un 70% de los tratamientos en activo. Esta cifra es muy relevante ya que, a pesar de no poder ver a los pacientes, pudimos mantener la continuidad de los tratamientos del área de oncología médica”.

Según indica la Dra. Galve, la cifra de consultas telemáticas en el caso de cáncer de mama aumentó hasta el 80%, ya que “a diferencia de otras patologías que requieren más presencialidad, en el caso del cáncer de mama, por las características de las pacientes y la disponibilidad de tratamientos orales ha sido más fácil de gestionar”.

Sobre la situación actual, la oncóloga ha explicado que a día de hoy se alternan visitas presenciales y no presenciales, aunque se prioriza la consulta telemática con el objetivo de no colapsar las salas de espera. “Hemos tenido muy en cuenta la voluntad de los pacientes en todo momento, y hemos valorado cada caso de forma individual”, ha añadido. 

La Dra. Galve también ha subrayado la labor de toda la organización para poder mantener los tratamientos activos, y ha destacado la implicación de oncólogos, enfermeras, farmacéuticos, auxiliares y secretarias. Además, ha hecho una mención especial a los médicos residentes, explicando que “han dado el 200% y han trabajado muchísimo pese a las difíciles circunstancias”. 

La oncóloga también ha enfatizado la importancia del abordaje multidisciplinar del cáncer desde la perspectiva de oncólogos, ginecólogos, oncólogos radioterapeutas, haciendo hincapié en la relevancia de haber podido mantener activos los comités multidisciplinares pese al confinamiento, ya que “aportan calidad a la asistencia de las pacientes”. 

Aportando una visión más concisa de la situación del cáncer de mama en el País Vasco, la Dra. Galve ha concretado que cada año se diagnostican un total de 1.500 nuevos casos en el territorio, y ha querido focalizarse en el impacto que el cáncer de mama tiene para las pacientes más jóvenes.

Los subtipos de cáncer de mama triple negativo, HER2 positivo o los tumores asociados al cáncer heredofamiliar se desarrollan más habitualmente en pacientes jóvenes, y eso conlleva que las pacientes menores de 35 años que desarrollan cáncer de mama suelen tener tumores con características más agresivas. No solo por la edad, sino por el perfil molecular del tumor, el riesgo de estas pacientes siempre es mayor”.

La Dra. Galve ha querido puntualizar que, en este tipo de pacientes, cada vez se tienen más en cuenta escenarios que antes eran anecdóticos, como por ejemplo la preservación de la fertilidad en mujeres jóvenes con cáncer de mama.

Para concluir, y tras repasar las novedades más relevantes en el tratamiento sistémico en los diferentes subtipos de cáncer de mama, la Dra. Galve ha querido reflexionar sobre los grandes espacios de tiempo que se producen desde la identificación de un tratamiento efectivo hasta el acceso. “Somos un país afortunado y tenemos mucha cobertura sanitaria, pero es importante puntualizar que se demoran mucho los tiempos; desde que nosotros conocemos los datos a nivel científico y sabemos que hay un beneficio para nuestras pacientes hasta que lo podemos administrar en la clínica, los tiempos se hacen muy largos. Y ahora con la crisis sanitaria estos tiempos se han dilatado todavía más”.

El Scientific Outreach del País Vasco también ha contado con la participación de la Dra. Maitane Múgica del Hospital Galdakao-Usansolo, la Dra. Nerea Ancízar del Hospital Universitario de Donostia, la Dra. Carmen Hinojo del Hospital Marqués de Valdecilla de Santander, el Dr. Andere Frías del Hospital de Cruces de Barakaldo y el Dr. Ander Urruticoechea del Onkologikoa de San Sebastián.

El Scientific Outreach del País Vasco 2020 ha contado con el apoyo de Roche, Novartis, Seattle Genetics, Pfizer, Lilly, Alianza Daiichi-Sankyo-Astrazeneca, Eisai y la Alianza MSD-Astrazeneca.

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
COLABORA